A propósito del Bilingüísmo (1)

 

“Mientras más espaciemos en el tiempo el aprendizaje de otra lengua menos oportunidades de hacer ese aprendizaje correcto y automatizado.” I. Morgado
Para generar ideas en otra lengua tenemos que tener dominio de su  código.

La automatización del lenguaje se logra si el código que instalas lo aprendes en ciertas etapas del desarrollo. A estas etapas  F. Mora las llama “periodos sensibles“. Transcurrido este periodo en el que se construye el aprendizaje fluidamente y se configura la red pertinente es más complicado el aprendizaje de una segunda lengua. I. Morgado cree que se cierran las ventanas plásticas abiertas para un aprendizaje concreto. Aprenderemos un segundo, tercer y más idiomas pero por otras conexiones sinápticas distintas a la configuración primaria.

Mientras más espaciemos en el tiempo este aprendizaje peor lo instalaremos y más lejos de ser automatizado o insertado en nuestras memorias implícitas.

Conocer estos períodos sensibles  es un requerimiento crucial para aprovecharlos y no hacer esfuerzos inútiles.

Son dos los periodos críticos señalados por R. Calatrava para ser bilingüe, uno antes de estructurar el lenguaje materno en el cerebro y otro en la adolescencia. Tras un estudio comparativo del aprendizaje de una segunda lengua a distintas edades concluye:

“podemos afirmar que si el objetivo que perseguimos es el de alcanzar un dominio de la L2 ( segunda lengua) similar al de la lengua materna lo antes posible, debemos comenzar antes de la pubertad; mientras que si, por el contrario, lo que buscamos es rentabilizar el tiempo y conseguir unos resultados satisfactorios, estamos hablando de situar la enseñanza en la adolescencia”.

Pretender que los profesores enseñemos en otra lengua cuando no forma parte de nuestro código automatizado es un riesgo o peor aún un peligro. Fundamentalmente el peligro recae en los profesores de asignaturas que requieran explicaciones. Por ejemplo en Conocimiento del Medio, ¿cómo contesta un profesor a una pregunta de un alumno en Inglés sin tener que pensar en no cometer errores gramaticales o de vocabulario? Sólo si el aprendizaje de la lengua es implícito y automatizado, esto es, por nativos o aquellos profesores que han disfrutado de una inmersión lingüística y se esfuercen en mantener este aprendizaje.

La neurociencia evidencia que cuando una red sináptica es más fuerte se prioriza en  nuestro pensamiento. Por ello si se aprenden dos o más  códigos a la vez ninguno es más fuerte que el otro. Pero si se aprende un nuevo idioma cuando uno está instalado anteriormente el “surco materno” prevalece sobre los otros.

Y como la necesidad obliga, habría que fijar más ayudas a la inmersión lingüística en la adolescencia aprovechando el periodo sensible en el que la curiosidad se reactiva y la necesidad de comunicarse con sus iguales es imperiosa, activará redes neuronales que permitirán aprender fluidamente. Las funciones mentales superiores  ( Vigotsky) ayudarán a inhibir el código materno. Habrá un momento en el que se alternarán los dos códigos. Este periodo es un poco loco. Utilizaremos los dos códigos alternativamente, como el Salvatore en el “El Nombre de la Rosa” personaje que magistralmente parió Umberto Ecco.

El problema es que en cuanto dejamos de estar expuestos a una segunda lengua  y por simple eficiencia energética de nuestro cerebro se vuelve a imponer el lenguaje materno. Por ello el retorno tras una inmersión lingüística   debe ser muy cuidado e imprescindible para sujetarlo.

Es cierto que el aprendizaje de otra lengua se puede hacer a cualquier edad. Y es buenísimo para activar neuronas que esperan ser utilizadas a lo largo de toda nuestra vida. Este aprendizaje va a activar zonas cerebrales que se merman con la edad.

A mi me parece un asunto que merece la pena ser atendido y entendido.
Mi experiencia ha sido fundamental para llegar a esta conclusión. Soy bilingüe pero no nativa. A mi regreso tras cinco años de inmersión no pude mantenerle a mis hijos este segundo idioma más allá de unos meses porque yo no me preocupé de conservarlo. No lo he olvidado pero mi surco lingüístico materno se hizo más fuerte cuando desapareció la necesidad de hablarlo.
Ignacio Morgado lo explica aquí, a partir del minuto 6´53″ Lenguas maternas
https://www.youtube.com/watch?v=VvkLeBWSkCw&feature=share

Fuentes consultadas:

Ruiz Calatrava, M. C. (2009). El aprendizaje de una lengua extranjera a distintas edades [en línea]. Espiral. Cuadernos del Profesorado, 2(3), 98-103. Disponible en: http://www.cepcuevasolula.es/espiral.

Learnability and Cognition: The Acquisition of Argument Structure (1989)

SEARLE, J. R. (1998): Mind, Language, and Society. Philosophy in the real World, Nueva York: Basic Books.

Tittynope: solo si has tenido una inmersión lingüística la podrás saber utilizar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s