Cuando Alma bajó del tejado azul

 

 

Como mimetizada con el color azul del tejado de la casita de plástico Alma pasaba los recreos.  Como una gata huidiza y solitaria se escondía del mundo en lo alto. La despeinaban las ramas espesas de los naranjos y limoneros que la protegían. Jugaba con las hojas y arrancaba alguna que otra vez la naranja más naranja y el limón más amarillo para dejarlos caer. Se deslizaba por el tejado cabeza abajo como si no tuviera huesos, se desparramaba por el azul para ver dónde había caído y suponía yo, comprobar si se habían reventado. Así pasaba los recreos un día sí y otro también de cuatro a cinco años.

Era un  Jueves de Diciembre de su segundo curso en la escuelita cuando uno de los compañeros creyó que la naranja había resbalado de sus manos y quiso devolverla a su dueña. Alma miró al niño cabeza abajo desde su atalaya, la cogió y me pareció que  sonrió. La volvió a tirar y el niño se la devolvió de nuevo, así fueron muchas veces hasta que el compi se cansó y pidió a otro niño que “jugara con Alma” que  cuando se cansó no quiso dejarla sola y llamó a una tercera niña  que también pidió relevo a una cuarta y así hasta que la naranja reventó en las manos de la séptima compañera.

 

 

Hoy  tiene 9 años, está en 2º de primaria en una escuelita de las que quedan ya pocas. En una misma clase hay tres cursos diferentes y niveles distintos dentro de los cursos por lo que están acostumbrados a ritmos diferentes tanto profesores como alumnos. Alma tiene la permanente tutela de su maestra sombra y sus medidas específicas para aprender lo que necesita. Se acostumbró al ruido, a los achuchones, a esquivar lo inesperado, a esperar su turno, a decir sus primeras palabras, a buscar contacto cuando le apetece y dejarse llevar aunque no lo desee a veces  y , en resumidas cuentas, Alma es feliz porque se le respeta y atiende como necesita.

Hoy volví a ver estas fotos y caí en la cuenta de que  hace mucho tiempo  que no  sube al tejado azul.

IMG_20180925_112114.jpg

Anuncios

La importancia de automatizar aprendizajes para ser eficientes

¿Ayuda automatizar aprendizajes?

Según el neurocientífico Joaquin Fuster existen distintos tipos de memoria, cuyas conexiones  se van debilitando con el tiempo. Pero es curioso que aquellas conexiones que se establecieron en un periodo concreto de nuestra niñez  ( de 6 a 10 años) no se debilitan tan fácilmente,  si lo hacen, apenas las refrescamos somos capaces de recuperarlas tal y como lo aprendimos.  Esa poesía, adivinanza, refrán o dicho, tablas de multiplicar, canción, técnica de deportes o instrumento musical, etc….

Siempre, desde mi opinión personal, hacer aprendizajes automáticos va a tener dos efectos importantísimos para que el cerebro rinda mejor. Por un lado, el aprendizaje automático libera a la memoria de trabajo de espacio y esfuerzo y, por otro, economiza el recurso limitado de la atención[1].

Dominar para ser eficiente

Mientras más aprendizajes automáticos tengamos más eficiente es nuestro cerebro.  ( Focus , D. Goleman) Al automatizar procesos estamos liberándole de esfuerzo  para hacer otras cosas. De que respiramos solo caemos en la cuenta cuando nos falta el aire. Ocurre con los profesores bilingües, si han automatizado la gramática y dispone de fluidez verbal, se pueden concentrar en responder a una pregunta en otro idioma. Si domino la técnica del tenis y no estoy contando los pasos, pensando en que me tengo que preparar para el golpe o calculando distancia, puedo predecir los movimientos del contrario ya desde que le devuelvo la bola y además crear una táctica. Con dominio del violín puedo expresar e inventar música dominando también el lenguaje musical. Manejando vocabulario, una gramática consecuente y recursos literarios suficientes, puedo elaborar ideas, crear y exponer pensamientos nuevos fluidamente.

Si los niños dominan el cálculo mental o  las tablas de multiplicar fluyen mejor en aquellas actividades que necesitan discurrir y razonar. Hay un periodo especialmente plástico en el que   son capaces de repetir miles de veces aquella actividad en la que quieren ser expertos. Llegan a  hacerse casi obsesivos y logran dominar una habilidad impensables para nosotros los adultos. Los 7- 8 años es un periodo sensible para aprender estos aprendizajes que requieren de repetición. No es de extrañar que sin saber de neurociencias, los maestros decidieran que es la mejor edad para aprender las tablas de multiplicar. Lo que tenemos que hacer los maestros es hacer que disfruten con este aprendizaje memorístico.

 

Simultanear tareas

La concentración dirigida a un foco nos secuestra la atención y la neurociencia nos evidencia que no atendemos a dos cosas a la vez sino que simultaneamos   el foco de atención  D. Goleman)., esto es saltamos de una a otra. La manera de  llevar a cabo varias  tareas fácilmente es que algunas de ellas las automaticemos.

Habla interior

Un recurso muy útil  cuando los aprendizajes automáticos pueden traicionarnos son las autoinstrucciones. Es un habla interior que nos secuencia la acción para mantener la atención (El Instinto del Lenguaje, Pinker).

 

Creatividad y potencial

Los niños se atascan en sus exposiciones porque no tienen recursos lingüísticos y se bloquean en la resolución de problemas porque derrochan tiempo en cálculos mentales fallidos, en encontrar esa palabra que se resiste o en  mantener la idea de una exposición  porque fluye la oratoria, que dibuje paisajes encantados  dominando el trazo o el color, etc…  para llegar al estado de flujo donde se crea e inventa  que es altamente gratificante.

Llenémosle de recursos y herramientas cerebrales si queremos que expresen su creatividad y démosle la oportunidad de encauzar bien ese potencial que sabemos que tiene. 

 

[1] Jesús Guillén https://escuelaconcerebro.wordpress.com/2012/03/04/la-atencion-un-recurso-limitado/

 

 

 

 

 

 

 

Si no soy como los demás, no lo pretendas, apuntes sobre neueducación

¿Qué nos aporta las neuroeducación a la educación?

  •  Sin duda más conocimiento que podrá o no traducirse en herramientas prácticas. El conocimiento tiene tres valores importantes que insuflan y fundamentan nuestro desempeño : seguridad, dignidad y proyección.
  •  Existen herramientas relevantes capaces de detallar qué sucede en nuestro cerebro y con nuestra bioquímica justo en el momento en el que   se aprende. Las experiencias que tenemos con el medio se cuelan a través de nuestros sentidos modificando nuestras células. De forma que cada vivencia por pequeña que sea cambia nuestra esencia.
  • Los maestros sabemos lo difícil que es captar y mantener la atención de nuestros alumnos desde siempre, más aún hoy cuyos tiempos de atención se han reducido drásticamente. La neurociencia evidencia que el cerebro necesita recursos externos que le centren el foco de atención puesto que el niño convive con una vorágine de estímulos que no sabe priorizar.
  • Pone el énfasis en que es necesario enseñar a aprender y a organizarse para lograr la eficiencia del cerebro. Modular nuestro cerebro para servirnos de él, abandonando la idea de que somos lo que somos “por culpa” de nuestro cerebro por la de que “gracias” a él podemos ser lo que deseemos.
  • La neurociencia  aporta un nuevo término y enfoque a la educación el concepto de neurodiversidad, expresando que si no soy como los demás, no lo pretendas.
  •  Saber los procesos y sucesos mentales que ocurren en nuestro cerebro desde que nacemos nos da respuestas para comprender cada comportamiento. Desde hace mucho tiempo en la educación, nos hemos basado casi exclusivamente en la conducta del niño para educarlos. La neurociencia advierte que la conducta es una expresión más del comportamiento y no la única manera de observar los problemas de los niños para aprender. Luego los test de Inteligencia quedan relegados a un recurso más y no la única forma de discernir, por ejemplo, si un niño es de necesidades educativas. Un alumno que no aprende lo que queremos que aprenda,  tendrá un CI bajo siempre puesto que los tests de inteligencia presuponen que los niños han adquirido un grado de pensamiento a través de  unos aprendizajes previos. La neurociencia nos apunta que “suspender” test de inteligencia no supone que tenga una debilidad mental permanente ni transitoria. Es que no ha aprendido lo que le van a preguntar en los test.
  • La neuroeducación tiene en cuenta todas   las circunstancias que, desde la gestación han configurado un ser único y diverso. La genética es un factor importante pero no el único. Hay otro factor denominado epigenética[1], definida por F, Mora  como aquel conjunto de experiencia y hábitos que vamos acumulando y que nos hacen cambiar continuamente :“…. mucho de lo que usted haga en su vida, como es fumar o tomar drogas, o llevar una vida estresante, así como los estilos de vida en general que lleven los individuos, pueden cambiar el genoma a nivel funcional que puede ser transmisible a sus hijos, o nietos, o incluso biznietos.”
  •  Recientemente se ha encontrado evidencias de que somos capaces de interferir en nuestra bioquímica solo con nuestros pensamientos, de ello ya sabían los monjes budistas hace muchos años. El autocontrol y la autorregulación contribuye a la homeostasis[2] o   equilibrio interno para mantener una condición estable.
  • La neurociencia nos anima a repensar el Sistema Educativo desde raíz y nos sugiere evitar hacer apaños que contradicen y crean confusión a toda la comunidad educativa.
  • La neuroeducación   no proporciona un método de trabajo al profesor. Lo que hace es reorientar nuestro desempeño a la luz de las evidencias que las neurociencias nos alumbran. Entender cómo somos y por qué actuamos de una manera y no de otra, nos enciende una habitación que siempre estuvo cerrada a los ojos del maestro. Es como habitar una casa en la que hay dependencias que necesitas disponer de ellas pero están cerradas a cal y canto.
  •  La neuroeducación abre la puerta para hacer los aprendizajes emocionales pero también ordenados y productivos. Y además tiene la garantía de la continua evaluación. Al ser un método científico se expresa mediante evidencias probadas y comprobadas.

El maestro debe cualificarse y participar del conocimiento de los avances neurocientíficos, si no para llevarlo a la práctica, al menos para darse autoridad y respeto, ese que tienen los expertos en cualquier profesión que justifica su desempeño.

Referencias

[1] Francisco Mora: “Todo lo que hacemos en la vida puede repercutir en nuestros genes” Entrevistas 21, Tendencias 21

 

[2] El término homeostasia fue acuñado por el fisiólogo estadounidense Walter Bradford Cannon, en el año 1929

 

La Escuela que viene

Autor: Neurodiversos

Estamos ante una revolución educativa  expansiva y embriagadora.
Los contenidos que los niños memorizan  serán en poquito tiempo solo recursos informativos necesarios para enfrentar nuevos retos.
Cuando los políticos, padres y profesores entendamos que las asignaturas son herramientas facilitadoras para el aprendizaje  y capacitación y no el objetivo de la educación, entonces y solo entonces, los contenidos serán , anhelados, deseados, disfrutados.
Basaremos la educación en la eficiencia del cerebro centrándonos en las Funciones Ejecutivas   que nos ayuden a planificar tareas, monitorizar resultados, autoevaluarnos, desarrollar la capacidad crítica, creatividad a puñados, resolver problemas, disfrutar del ocio, inhibir recompensas inmediatas, autocontrolarnos y ayudar a ser felices a otros.
Con el autoconocimiento reconoceremos nuestras fortalezas y debilidades aprendiendo a apoyarnos en lo que se nos dé bien porque es la base de la autoconfianza y la propulsión a la creatividad. Dominar y llenarnos de conocimiento nos arma de recursos para explayarnos.
Encontraremos la espiritualidad / meditación  como reguladores del ánimo y sentirnos en armonía con el mundo que nos ha tocado vivir.
Las matemáticas serán una herramienta maravillosa para resolver situaciones y problemas que nos afecten directamente. Hay que tener cuidado porque aprendemos los errores de la misma manera que aprendemos la solución correcta, luego para evitar fracasos tan terribles que estamos teniendo en las ciencias empíricas, debemos clarificar y facilitar  la meta a la que se debe llegar si no es capaz por sí mismo. La frustración bloquea, ¿y si empezamos  por la solución? El fracaso escolar es lo obsoleto del método empleado.
El lenguaje será la herramienta perfecta para poder expresar lo que siento, quiero, pienso, ideo y comunico. La gramática se necesitará para expresar todo ello y  llenará de gozo  porque mientras más bonito se escriba más placer generará y más emocionantes serán los escritos.
Los idiomas antes de los dos años serán el recurso para ampliar nuestro horizonte. Conocer el lenguaje de un país es conocer más que un código de comunicación. Hablar una lengua es entender los comportamientos que expresan los pensamientos. Seremos más solidarios, inclusivos y globales.
Se tendrá la obligación de aprender  lenguaje musical (que además es un código universal) y un instrumento  porque son  destrezas que  nuestro cerebro necesita para expresarnos y disponer del cuerpo con todo su potencial.  El autocontrol  y el esfuerzo contribuyen a la armonía siendo esta el  soporte  para el aprendizaje cognitivo y hacernos seres emocionalmente equilibrados y disfrutar aún en la adversidad.
Porque no estamos solos,  porque nos descubrimos en contacto con los demás, discutiendo, debatiendo, negando o admitiendo y formándonos criterios personales y porque aprendemos comunicándonos,  necesitamos de los otros. La evolución nos configuró un cerebro social y no podemos aprender en soledad.
Nacemos muy desvalidos y con lo mínimo para sobrevivir. Los millones de neuronas con las que nos presentamos al mundo nos aseguran que podemos aprender a lo largo de todo nuestro desarrollo y, gracias a la plasticidad neuronal,  aprender durante toda nuestra vida.
Los contenidos no pueden ser un aprendizaje puntual ni aislado sino basado y apoyado en los aprendizajes previos, determinando los periodos críticos,  donde las neuronas son más plásticas para ciertos aprendizajes. Respetando los propios ritmos y teniendo en cuenta las debilidades y fortalezas personales. La neurodiversidad será  el fundamento de la inclusión.
El ejercicio físico y el reposo serán tenidos en cuenta por su efecto en la consolidación de la información y que ésta se convierta en  aprendizaje.
El olvido no será castigado sino que lo tomaremos como aquel medidor de lo prioritario.
El error será una  herramienta para llegar al  autoconocimiento y en el aprendizaje tendrá más relevancia la metacognición.
La evaluación  será   la revisión del proceso de enseñanza más que calificación por los resultados  aunque estos determinarán la excelencia.
Llegaremos a entender que  los aprendizajes son fruto de la experiencia, de la manipulación con el medio, de la curiosidad que nos despierte, de la emoción  que nos embriague y de la mentalidad de crecimiento que nos inspire. Todo ello será posible si desviamos la importancia que le otorgamos a las asignaturas y las concebimos como herramientas de aprendizaje.
La obsolescencia de la actual educación empezó su cuenta atrás.
¿Te apuntas?