¿Se puede aprender fácilmente?

 

 

Aprender no puede requerir siempre de un esfuerzo descomunal porque el fracaso escolar está asegurado más pronto que tarde.

La tarea del profesor es hacer que el alumno sienta que puede acometer cada nuevo tema como si de un emocionante reto se tratara.

Si los niños eligieran los aprendizajes que le importan probablemente aprenderían desorganizadamente y a golpe de emociones. Se harían verdaderos expertos en lo que les interesa puesto que son capaces de pasarse horas embelesados o practicando aquello que le gusta.

Estas tres ideas pueden ayudarnos a centrar por qué es tan necesario facilitar los aprendizajes:

  • El cerebro infantil es perezoso para lo que le cuesta y no cree importante, es desorganizado y caprichoso porque se activa y atiende a lo que le emociona.
  • El niño construye su pensamiento a través de la experiencia y dominados por la amígdala, centro de las emociones. Su cerebro las necesita para hacerse una idea de lo que es el mundo y qué pinta en él.
  • El desarrollo del cerebro es gradual y necesita de la información de las áreas más simples para informar al cerebro cognitivo, el que piensa, relaciona, decide y resuelve.

 Por estas razones, si queremos que el niño aprenda lo que creemos que necesita saber y a ellos le importa “cero, pero cero!! debe priorizarse desde Infantil el desarrollo del Lóbulo Frontal, sede de las Funciones Ejecutivas. Las Funciones Ejecutivas organizan el pensamiento para aprender y hacen que se persevere. Estas FE se van desarrollando muy lentamente, evidenciando  la neurociencia que no se logran plenamente hasta la adultez.

Según estudios con evidencias, los niños cuyo rendimiento en los últimos cursos de primaria y en ESO eran exitosos, presentaban, ya desde infantil, diversas funciones ejecutivas como la inhibición de recompensas inmediatas y flexibilidad mental, bastante maduras para su edad. A largo plazo, otro estudio evidenció que estos niños han logrado una vida de adulto bien planificada, solvente y holgada. Más concretamente se siguió a los niños que tenían incipientes Funciones Ejecutivas en Infantil y comprobaron que aprendían fácilmente durante la escolaridad. Por ello se intuye que entrenar las funciones ejecutivas en los primeros cursos ayudaría a madurar el Lóbulo Frontal que tanto necesitamos para organizar bien el aprendizaje, modelar y dirigir el comportamiento encaminado a unos fines.

La adquisición de las FE parece tener una estructura jerárquica. A veces en determinados periodos pueden darse brotes. Los maestros, sin saber que estas funciones ya estaban siendo estudiadas, lo referíamos divertidamente como “caerse del olivo”. Y ahí va el párrafo:

“La jerarquía[1] de las FE responde a la maduración progresiva e interconexión de regiones cerebrales subcorticales y anteriores con el cerebro prefrontal y además las conexiones de esta región prefrontal con las áreas motoras y sensoriales”

Las FE tienen una relevancia tremenda para la educación infantil, educación especial y primeros cursos de primaria

Para entender este párrafo pensad que la cercanía hace el trato y, esta misma medida “afectiva” induce a pensar que las áreas del cerebro que estén más cerca se necesitan. El desarrollo de algunas áreas es por efecto de la maduración de la colindante. Caso de la corteza motora y área del lenguaje. No es de extrañar que el descontrol postural y en general, el descontrol motor, nos induce a pensar que puede haber problemas para aprender fluidamente.

 

En mi recorrido, sin saber explicarlo y con incomprensión de algunos compañeros me recriminaban salir de clase a jugar a las paletas o a encestar bolas de tenis en los conos, seguir una línea o jugar al stop, bailar o jugar al Simón cuando un alumno presentaba problemas lingüísticos. Lo que estaba haciendo es favorecer la maduración de regiones anteriores y subcorticales que le preparaban para adquirir destrezas espacio-visuales-auditivas que le iban a hacer madurar y conectar la información que requiere el reconocimiento fonético para   el aprendizaje de   la lectura. Y funciona! La verdad es que desoyendo esas órdenes de permanecer sentados en el aula haciendo la “e” doscientas mil veces o el 7 otras tantas, iban progresando. Qué incomprendida me he sentido pero qué carácter tengo cuando sé que beneficia a mis alumnos. Un director que tuve me clavó definiéndome como una pared. No era capaz de fundamentar mi trabajo pero sabía que era efectivo, así que desoía y trabajaba a mi manera. No tenía fundamentos neurológicos para explicar por qué me resultaba y lo que quedaba era que la pt se divertía de lo lindo con sus alumnos en el patio, cosa que también es cierto. Me lo paso bomba con mis alumnos!

[1]  Foto : Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias, Abril 2011, Vol.11, Nº1, pp. 159-172 159

ISSN: 0124-1265

Para saber más

*J. GEEKE,. (2009). The Brain At School: Educational Neuroscience In The Classroom: Educational Neuroscience in the Classroom. Reino Unido: McGraw-Hill Education (UK)

*BARRINAGA, M Re-mapeando la corteza motora Science.Vol. 268_23 Jun_1995

*BLAKEMORE, SARAH-JAYNE, FRITH, Uta, Cómo aprende el cerebro, las claves para la educación, Ariel, 2011

J. A. MARINA, La inteligencia ejecutiva, Ariel, 2012

*DI GASÚ  F, SEMINARA. A.NEURODIDÁCTICA Y LA IMPLICACIÓN DE EMOCIONES EN EL APRENDIZAJE no 11 (2012): 5-39

 

Anuncios

Disciplina Positiva

¿ Qué hay de verdad en que solo podemos atender 18 o 20 minutos?

Interesante texto en el que el neurobiólogo  José Ramón Alonso nos descubre cómo se puede crear un neuromito sin apenas fundamentos y evidencias  reales, en este caso desmonta  el mito de que tenemos un tiempo muy corto de atención.

“En 2015 un estudio encargado por Microsoft y que fue comentado en la revista Time señalaba que el tiempo de atención de un estudiante era de ¡8 segundos!  Sin embargo esta idea  que se repite y repite en estudios y conferencias no tiene una evidencia clara. Responde a un estudio sobre la permanencia que los usuarios o fisgones mantenemos en un sitio web o anuncio antes de saltar a otra página, irnos a otra red social u otro artículo. Esto es lo que hacemos cuando curioseamos.

Lee sus razones directamente  en el artículo de la revista ” Neurociencias ” :

El mito de los quince minutos de atención

Anna Forés: “La esencia de la educación es la inclusión”

Una pionera en neuroeducación para seguirla.

Anna Forés Miravalles

Por Educación 3.0

El curriculum de Anna Forés es muy amplio: Doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación, profesora en la Universidad de Barcelona, vicedecana en temas de doctorado y posgrado propios, codirectora de la revista de innovación e investigación educativa REIRE, miembro del grupo de investigación consolidado GR-EMA (entornos y materiales para el aprendizaje) del Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad de Barcelona… Hemos tenido la oportunidad de charlar con ella con motivo de la tercera edición de su obra “Neuromitos en educación: el aprendizaje desde la neurociencia” (Plataforma Editorial) y también de cómo aprende el cerebro, los beneficios de la neurociencia en los procesos de enseñanza y cómo ha evolucionado la neurología.

Ya se han publicado tres ediciones de “Neuromitos en educación: el aprendizaje desde la neurociencia”. ¿Qué diferencia a esta obra de otras publicaciones de temática similar?

Ver la entrada original 922 palabras más

Nuestro organismo es como una grandiosa orquesta

Curiosidad, alta resistencia a la frustración y persistencia además de inteligencia, son los rasgos que definen a un excelente investigador según nos dice en esta entrevista el bioquímico premio Nobel de origen judío Avram Hershko.

img_nmascaros_20170307-200253_imagenes_lv_propias_nmascaros__dsc3031-kY5E-C07DKQCYJGFW21M2-992x558@LaVanguardia-Web

 LV | Foto: Neus Mascarós

¡Cuántos proyectos damos por terminado al mínimo contratiempo? El abandono es en sí el fracaso. Saber reinterpretar los errores y analizar las consecuencias que de ellos se derivan puede ser la puerta que abre nueva vía de investigación.

Tener ese espíritu de caminar hacia delante como un viento fuerte cuando se necesita empuje y como una brisa suave cuando se divaga y cuando el viento amaina mantener la idea en la mente sin perderla de vista.

 

” Nuestro organismo es como una grandiosa orquesta: todos sus instrumentos –unos aparecen, otros enmudecen– deben acabar tocando una sinfonía armoniosa….”

 sigue  la entrevista pinchando aquí 

 

Los recuerdos tienen filtro

La memoria tiene una función muy importante más allá de recordar. La memoria sirve para unificar nuestro pasado y presente proyectándonos al futuro. Si modificamos los recuerdos es para dar coherencia a nuestros pensamientos y adecuar  nuestros sentimientos para sufrir lo menos posible. La capacidad de encajar vicisitudes  la conocemos por resilencia. Actúa como filtro […]

Lo bien que sienta olvidar a veces

http://www.abc.es/familia-vida-sana/20140630/abci-potenciar-memoria-recordar-201405261610.html El autor del libro «Aprender, recordar y olvidar» (Ariel), Ignacio Morgado, es capaz de dar a sus lectores las claves cerebrales de la memoria y la educación, y de reconocer al tiempo que prefiere perder la cartera que la libreta donde anota sus quehaceres diarios. «Hay cosas que no conviene tener en la […]

a través de Morgado, olvidar…. — Anna Forés Miravalles

Más miedo

El por qué gusta tanto “Halloween”, las pelis de terror , las historias de miedo, la niña de la curva, los cementerios…..
Cuando era pequeña, los veranos en el Rincón eran un ejercicio de superación del miedo bárbaro. Ibamos al cementerio, río arriba y teníamos que aguantar al menos 1 hora solos entre tumbas olor a flor marchita y voces silentes (puede que fuesen  10 minutos), ¡el corazón me salía por las sienes! Ya más crecida veraneamos  cerca  del Castillo de Bezmiliana qué miedo pasábamos esperando los espíritus que nunca llegaron aunque alguno aseguraba que los vio. La vuelta del cine de verano por la carretera sin aceras  en fila de a uno y sin querer ser el último. Al  pasar por la casa del loco  siempre había uno que lanzaba un grito que nos hacía lanzarnos a la carrera  despavoridos.

¿Por qué lo pasábamos tan estupendamente mal?

Porque es un miedo controlado. Sabes que no va a suceder algo peor que el momento que estás pasando a no ser que tengas una imaginación desbordante.
El miedo controlado activa la amígdala pero no se llega a adueñar de tu director ejecutivo, el Lóbulo Frontal.
El miedo mantiene el sistema atencional alerta que activa la producción de neurotransmisores excitantes. Lo pasas fantásticamente bien sintiendo  miedo.
La adrenalina es el neurotransmisor que más se expande en esta emoción y esta participa en la activación de la imaginación y la creatividad. A veces sientes más miedo por lo que imaginas que va a pasar.
La espera controlada del susto es el momento que más se disfruta.
Es buenísimo pasar estos miedos controlados en la infancia porque van permitiendo conocer las sensaciones que deberemos controlar cuando el verdadero miedo se desate a lo largo de la vida.
Desde el principio de los tiempos se ha utilizado para la supervivencia.

 

Pues eso. A disfrutar del miedo. No podemos frenar lo que se impone con fuerza.

Dictados Creativos

En este enlace encontráis formas divertidas y creativas para hacer dictados en las que se trabajan, creatividad, pensamiento crítico, imaginación, herramientas ortográficas y gramaticales.

Un lujo de ideas en  pocas palabras

http://club.ediba.com/esp/dictados-dictados-y-dictados/