De casos y fracasos. 1. Nervios!! para qué os quiero…

Aprender lo que el cerebro detecta que no es importante para la vida es una misión casi imposible en cerebros dispersos. Y aún así aprenden.

No se puede enseñar cuando no se está preparado para aprender.

Probé con todos los métodos de lectura del mercado y de los que en mi trayectoria he ido ideando con una alumna cuya actividad era frenética. Como no paraba un segundo la perseguía por los rincones, la tomaba en brazos para calmarla y centrara su atención unas décimas de segundo. Le ponía orejeras graciosas que me inventaba para centrar el foco, a veces sosteniéndole la cabeza o persiguiendo sus ojos presentándoles cartones con las letras grandes y de colores o pequeñas y en blanco y negro. Nada, no había manera, ni relajación,ni mindfulnes,  ni juegos, ni inventos, mi paciencia y mis expectativas se agotaban. Aquello era un puro nervio en acción, media hora con ella gastaba más calorías que un mes entrenando crossfit. Era tal mi esfuerzo sin conseguir resultados que llegué a plantearme si servía para la reeducación.

Y llegó su momento o se obró un milagro. Un día quiso leer una notita de clase del niño que le gustaba. No quería que la leyera nadie y la curiosidad debió ser la que le ayudó a conectar las áreas implicadas en la lectura. Estaban todas perfectamente preparadas, lo que le faltaba era conectarlas. Y se dio cuenta que sabía leer al unir las letras y pronunciarlas. Un milagro patente fue cuando se sentó al menos dos minutos y se pudo concentrar.

Me di cuenta que atención y concentración debían responder a mecanismos cerebrales distintos y que los dos juntos eran necesarios para interpretar esos signos escritos que miraba y les “sonaba”. Algo había sucedido para que lograra esa concentración en la que se paró el mundo y, estoy segura que  tiene que ver con curiosidad y emoción ( F. Mora). Leyó la nota y le hizo feliz. Y yo lloré más por verla sentada y concentrada que por haber logrado por fin, tras cuatro años, leer. Claro que esa intensa actividad que tenía le guió el aprendizaje y en una semana se leyó lo que no había leído en dos años.

Esta niña aprendía a su forma, entre una voltereta, una patada a la silla o un sal y entra de clase. Cuando descubrió la herramienta de la lectura al momento quiso escribir sus cartas de amor. Y al poco tiempo escribió la poesía más absurda que he leído en mi vida pero a mi me pareció hermosísima.

Con ella aprendí que hay que avanzar siempre. Que no hay que empezar de cero porque el cerebro aprende y lo hace aunque no quiera, lo que no puede hacer a veces es producir y expresar cuando no está preparado. Y con ella aprendí que no es tan importante el método como el interés y curiosidad intrínsecos que actúan de motor y me prendé del milagro de aprender.

N.R. 2.010

 

Si quieres contactar con nosotros envía correo a neurodiversos.up@gmail.com

Los buenos directivos tienen percepción sistémica ( visión global)

 

Las personas que dirigen mejor sus vidas hacen  una lectura de los hechos  que, junto a la experiencia acumulada les capacita para predecir y aconsejar bien. Son visionarios y el tiempo los pondera puesto que al rescatar sus pensamientos,  comprobamos que estaban en lo cierto.  Sus decisiones  fueron altamente creativas  y sorprendentes con las consiguientes dudas de  quienes  no han tenido esta  habilidad de ver más allá del momento siguiente. Pero aún con esta cualidad,  para poder  asegurar el futuro de la empresa hay que tener en cuenta el ambiente en el que a diario se convive y los recursos reales e inmediatos  con los que cuenta la empresa.

Hay otro tipo de jefes que tienen categoría de  genios son los que obran  verdaderos milagros con pequeñas pero cruciales aportaciones. Son personas que tienen percepción sistémica.

En la escena de la película que os comparto al final de esta reflexión lo explica muy bien.

Adelanto :

En dicha escena, el personaje interpretado por Will Smith ayuda al desconcertado y desconectado jugador de golf, a que amplíe su visión, para que no se centre en lo aparente y superficial, y descubra la grandeza de lo sutil, lo cuasi imperceptible, los detalles que, estando presentes, ayudan a conectar y conectarnos a un nivel más profundo. El lugar donde cada uno “somos”.

Una empresa que cuente con  jefes con  percepción sistémica   tiene muchas oportunidades de progresar y ser puntera. No solo analizan los recursos que tienen sino todas las interrelaciones del medio en el que actúan.

 

¿Qué nos aporta a la educación la percepción sistémica? 

Llevamos ya varias décadas que  diversas corrientes vinculadas a la pedagogía crítica y la sociología de la educación vienen  expresando su preocupación por el estudio de los fenómenos educativos desde una visión mecanicista y fragmentada que no tienen en cuenta el conjunto de factores que influyen en el  desarrollo del niño, con su máxima expresión en la medida de la inteligencia.

Los detractores de los test de inteligencia tienen un fundamento compartido con el pensamiento sistémico, ni más ni menos  que el pensamiento holístico ( visión de conjunto)  que  sienta las bases de una revolución científica basada en la ecología profunda, término atribuido a Naess (1973),   La ecología profunda es una filosofía que considera a la humanidad parte de su entorno, proponiendo que los cambios que se quiere introducir, por ejemplo en educación o en salud, tienen que  producirse también en  política,en lo  social y económico e incluso en la cultura. 

Rimari (2003) sostiene que la innovación sería definida como el ingreso de algo nuevo en lo que se hace por costumbre. 

Monereo (2007), recomiendan: no introducir innovaciones educativas muy alejadas de la realidad del centro educativo o proyecto académico, sino que estas mismas surjan a partir de iniciativas ya planteadas por la institución y que reconozcan la complejidad de las dinámicas particulares y generales que giran en torno a las problemáticas que pretenden atender”.

  

Si la educación representa una de las principales plataformas para el desarrollo humano, desde este marco conceptual, toda iniciativa de innovación educativa deberá contemplar una visión de desarrollo humano integral, ya que entiende al ser humano y el fenómeno de la vida desde una perspectiva  global.

 

 

 

 

 

Fuentes :

Giovanni Sánchez Chacón, Revista Ensayos Pedagógigos. Volumen XI, N. 1, Enero-Junio 2016 (ISSN 1659-0104) URL: http://www.revistas.una.ac.cr/ensayospedagogicos

Rimari, W. (2003). Guía para la formulación de proyectos de innovación educativa. Lima, Perú: Asociación Cultural San Jerónimo.

Imbernon, F. (1996). En busca del discurso educativo. La escuela, la innovación educativa, el curriculum, el maestro y su formación. Buenos Aires, Argentina, Magisterio del Río de la Plata.

Monereo, C. (2007). La evaluación auténtica de competencias: Posibles estrategias. Recuperado de http://www.sinte.es/carlesmonereo/?page_id=101

Extinción de autolesiones en autistas

¿Has probado a imitar tú  en lugar de que te imite  un niño con autismo?

A raíz de ver el vídeo que os comparto  decidí imitar a mi alumna de 5 años  cada vez que se golpeaba o mordía. Pasado un tiempo  sin presentar autolesiones  conmigo  invité a su tutora y compañeros  a que lo hicieran.

El resultado ha sido sorprendente. En apenas un mes no se ha vuelto a repetir este comportamiento. No sé si lo tiene aparcado o extinguido.